Valores Institucionales

Valores Institucionales

Perseverancia

Es un esfuerzo continuo, supone alcanzar lo que se propone y
buscar soluciones a las dificultades que puedan surgir, un valor fundamental en la
vida para obtener un resultado concreto. Con perseverancia se obtiene la fortaleza
y esto nos permite no dejarnos llevar por lo fácil y lo cómodo. Por esto es muy importante que los niños aprendan a ser perseverantes. Les brindará
estabilidad, confianza en sí mismos y madurez.

Solidaridad

Se refiere al sentimiento de unidad basado en las metas o intereses
comunes, es un término que refiere a ayudar sin recibir nada a cambio con la
aplicación de lo que se considera bueno. Así mismo, se refiere a los lazos sociales
que unen a los miembros de una sociedad entre sí.

Disciplina

Se adquiere dotando orden y eficacia para estar en condiciones de
realizar las actividades que se pidan y poder desempeñarlas los mejor que se pueda
y ser merecedor de confianza.
Con la disciplina se desarrolla la capacidad de ejercer control de los deseos,
carácter, emociones, lenguaje y actitudes; todo esto ayuda a conseguir las metas
que se han trazado, convencido de lo que se quiere. Este valor no ocurre
automáticamente, se necesita la guía de padres y profesores que apoyen el proceso
y así lograr consolidar el valor de la disciplina. La familia transmite el valor con el
ejemplo, para que sí sea más fácil adquirirlo.

Responsabilidad

Educar alumnos responsables es una tarea a largo plazo, que
requiere dedicación. Para fomentar el sentido de la responsabilidad en los niños es
recomendable empezar formándoles poco a poco en el compromiso, intentando que
desde pequeños los niños se encarguen, dentro de sus posibilidades, de sus actos
y compromisos.
La responsabilidad garantiza el cumplimiento de los compromisos adquiridos y
genera confianza y tranquilidad entre las personas. Toda responsabilidad está
estrechamente unida a la obligación y al deber. Ser responsable en el sentido global
de la palabra significa:

– Responsabilidad hacia uno mismo: Soy responsable de hacer realidad mis
deseos, de mis elecciones y mis actos, de mi felicidad personal, de elegir los
valores según los cuales vivo y de elevar el grado de mi autoestima.
– Responsabilidad hacia las tareas a desarrollar: Soy responsable del modo en
que distribuyo mi tiempo y realizo mis deberes y trabajos pendientes.
– Responsabilidad hacia la sociedad: Soy responsable de mi conducta con
otras personas: compañeros de colegio, familia, amigos y de comunicarme
correctamente con los demás.

Creatividad

Es la capacidad que tiene un individuo de generar nuevas ideas, que
vengan a traducirse en invenciones para el beneficio de la sociedad, bien si se trata
de máquinas, procesos o soluciones.
Se refiere a la capacidad de resolver problemas de manera adecuada y eficiente.
La creatividad apunta a un objetivo concreto e implica la conjugación de todas las
habilidades de pensamiento para lograr dicho objetivo, tomando decisiones que
utilicen diversas formas y estrategias
Es un proceso práctico. Es el proceso de tener ideas originales que aporten valor.
La creatividad funciona si hay curiosidad (estar abierto al entorno), pasión,
conocimiento y dedicación.
González (1989), dice: “Siendo la creatividad un aspecto del desarrollo cognoscitivo,
la escuela debiera ser la gran responsable del fomento del pensamiento” (p.38).

Tolerancia

Es aceptar y permitir las circunstancias o diferencias de los demás, es
no impedir que haga lo que éste desee, es admitir la diferencia o la diversidad; juega
un papel muy importante en las relaciones de los estudiantes con sus iguales y con
su familia. Es importante que ellos escuchen las ideas y las opiniones de sus pares,
que acepten sus criterios, aunque sean distintos a los suyos, y que consigan
ponerse de acuerdo en alguna actividad o en un aula. La tolerancia les ayuda a que
tengan una buena integración en un grupo o equipo.

Respeto

El respeto es la consideración, atención o deferencia que se debe a una
persona. Podemos decir también que es el sentimiento que lleva a reconocer los
derechos y la dignidad del otro. Se fundamenta en la dignidad de la persona.
Dignidad de igual a igual compartida por todos. El respeto hacia un mismo se basa
en el respeto que se tiene al otro como persona. Nuestra dignidad de personas
queda situada entre dos coordenadas básicas: la del respeto a nosotros mismos y
la del respeto a los demás.
No debemos confundir el respeto con las formas de convivencia respetuosas, el
respeto va más allá de las formas. El respeto a los demás es la primera condición
para saber vivir y poner las bases a una auténtica convivencia en paz.